Buscar producto:

Buscar
Carro de compra
En tu cesta tienes
0 productos
Mostrar cesta
Comprar
Farmacias Asociadas
Asociate a IFESAN
REVISA TU CORREO ELECTRONICO
Información y consejos de salud

12-07-2010 EL PROYECTO DE LEY DE SALUD PÚBLICA FACILITARÁ LA REMODELACIÓN DEL SISTEMA SANITARIO

Los presidentes del SESPAS, Andreu Segura, y de la Sociedad Española de Epidemiología, Fernando García Benavides, presentaron junto a Miquel Porta Serra, investigador del Instituto Municipal de Investigación Médica y catedrático de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona, la jornada sobre 'El anteproyecto de Ley de salud pública, una iniciativa legislativa en el horizonte de la salida de la crisis económica', que tuvo lugar en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC). En opinión de Fernando García Benavides, es posible alcanzar el consenso y que todos los partidos puedan apoyar esta ley. "Tenemos que estar abiertos a la negociación y, para ello, todos tenemos que ceder en algo", señaló. El doctor puso como ejemplo la necesidad de crear una Agencia de Salud Pública, algo que la norma pasa por alto pero que ambas sociedades científicas entienden, dado que, en su opinión, se trata de algo coyuntural por la crisis económica y la dificultad que en estos momentos supone la creación de nuevas estructuras. "Esto no quiere decir que en futuro no se vaya a hacer", subrayó Segura. Hacer posibles las utopías Los tres médicos se mostraron "contentos" con dicho anteproyecto de Ley, que fue aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 4 de junio y ha de pasar ahora por el trámite de los parlamentarios. A pesar de que, tal y como avanzaron, el documento podría mejorarse, es una ley bastante "esperanzadora". En este sentido, Andreu Segura destacó la importancia de introducir elementos de modernización en las instituciones de salud pública, algo en lo que la nueva norma, "podría abrir el camino". Asimismo, García Benavides afirmó que, "la ley plantea utopías que trata de hacer posibles". Para Miquel Porta, la nueva norma podría abrir el futuro, de una vez por todas, a las reivindicaciones que los profesionales del ámbito de la Salud Pública llevan reclamando desde hace décadas. "Puede servir de catalizadora de ansias pero no queremos lo de siempre", añadió. Según reclamaron los expertos, el debate de esta ley no puede quedar "secuestrado" por ningún tipo de interés económico ni corriente médica. Una buena noticia para los salubristas Este anteproyecto abre el "necesario desarrollo" de la excelencia a los profesionales de la Salud Pública, "algo que se echaba en falta", según García Benavides. En concreto, introduce mejoras en la acreditación, la investigación, la formación y la carrera profesional de estos especialistas. "Nos parece que está en el buen camino", puntualizó Andreu Segura. "Nosotros trabajamos en silencio, no damos altas quirúrgicas, nos dedicamos a otras cuestiones de vital importancia pero que no se ven, y esto no te lo agradece nadie personalmente, pero a nadie le amarga un dulce y, si hay una ley que te lo reconoce, es una gran noticia", aseguró Miquel Porta. Según el doctor, esta regulación ofrece también nuevos derechos a los ciudadanos, como por ejemplo el de la seguridad a las intervenciones en salud, y habla también de sus deberes. Asimismo, incide en la relación de la Salud Pública en la Atención Primaria y para ello especifica la conveniencia de desarrollar programas de atención comunitaria. Evitar desproporciones como las de la gripe A La norma introduce también una "gran innovación política", al tratarse en una de las primeras formulaciones positivas que se da en el mundo en lo referente a las actuaciones preventivas. Uno de los aspectos más destacados es que ley de Salud Pública va a proteger a los ciudadanos frente a cualquier tipo de interés alejado de la eficacia científica, como es el caso de aquellos cribados o vacunas donde no se haya demostrado su necesidad o valía y que, por cuestiones económicas, salgan adelante en determinados servicios de salud autonómicos. "A veces más no es mejor cuando no sirve de nada", indicó Porta. "La ley exige base científica a cada una de las medidas en Salud Pública y pide proporcionalidad en las políticas que se lleven a cabo de acuerdo a la magnitud de un problema determinado", añadió Andreu Segura, quien explicó que, "se pretende dejar de matar las moscas a cañonazos", como sucedió, "con la pandemia de la gripe A". Arantxa Mirón Millán FUENTE ACTA SANITARIA